FSC-CCOO Sector Autonómico | 25 abril 2024.

2022-07-25

La fiscalía abre diligencias ante la denuncia de CCOO por el incendio de la Sierra de la Culebra

    La Fiscalía de Castilla y León ha remitido una nota a Comisiones Obreras informando de la apertura de diligencias de investigación sobre hechos que “pudieran ser constitutivos de delito” en relación con el incendio de la Sierra de la Culebra en Zamora. La Federación de Servicios a la Ciudadanía de CCOO Castilla y León remitió la denuncia el pasado 4 de julio contra la  Consejería de Medio Ambiente, Vivienda y Ordenación del Territorio y contra el propio consejero Juan Carlos Suárez-Quiñones, por la falta de declaración de riesgo elevado de incendios el 15 de junio cuando se declaró el incendio de la Sierra de la Culebra en Zamora que acabó con 25.000 hectáreas arrasadas por el fuego. 

    25/07/2022.
    Fotos CCOOCyL.

    Fotos CCOOCyL.

    La denuncia constata que el operativo de extinción de incendios estaba al 25% de su capacidad a pesar de la ola de calor prevista con temperaturas máximas muy por encima de la media en el mes de junio. El día 15, por la mañana, era el tercer día de la ola de calor y CCOO ya anunció su intención de presentar la denuncia horas antes de que, a las 20,00 horas se declarara el incendio de La Culebra. La denuncia es un documento pormenorizado que detalla los elementos que hacían imprescindible la declaración de riesgo elevado de incendios y la puesta en marcha del operativo completo a pesar de que la Junta de Castilla y León no pensaba implementarlo hasta primeros de julio como es su costumbre. En este sentido, CCOO ya explicó el mismo día 15 que el operativo, completamente obsoleto, no tiene en cuenta el cambio climático ni las condiciones atmosféricas y que tampoco realiza las tareas necesarias de prevención de incendios durante el invierno con la limpieza y el desbroce de los montes. 

    Gracias a la profesionalidad de los efectivos que pudieran acudir al siniestro en la Sierra de la Culebra ni hubo que lamentar pérdidas humanas, algo que no se puede decir del fuego declarado en julio en Losacio, también en la provincia de Zamora, donde, lamentablemente, se han producido dos fallecimientos, uno de un trabajador del operativo de 63 años, y otro de un ganadero de la zona. 

    Que el operativo, privatizado y constreñido a los tres meses de verano, es un fracaso da cuenta la enorme cantidad de fuegos que está sufriendo Castilla y León en este verano. Esperamos que esta investigación sirva para cambiar drásticamente el operativo de prevención y extinción de incendios en Castilla y León denunciado en numerosas ocasiones por CCOO. Las propuestas del sindicato son tan sencillas como lógicas. Para CCOO la extinción de incendios debe de ser tarea de un servicio público de bomberos y bomberas forestales con suficiente formación y equipamiento para que su vida no corra riesgos. Además consideramos que la limpieza de nuestros montes tendría que realizarse en invierno con lo que los trabajadores y trabajadoras de las contratas podrían tener empleo durante casi todo el año ayudando a fijar población en los núcleos rurales de nuestra tierra. Lo que es un auténtico despropósito es que las mismas personas que desbrozan los montes durante el día, trabajando con temperaturas extremas en este caluroso verano, deban acudir a extinguir los incendios allí donde se producen sin tener en cuenta la duración de su jornada laboral o el cansancio acumulado. CCOO ha denunciado también ante la Inspección de Trabajo las condiciones laborales de estos compañeros y compañeras con riesgo de sufrir golpes de calor, con insuficiente tiempo de descanso y con la obligación de llevar a sus propias casas los trajes ignífugos impregnados de restos de los incendios para su lavado y desinfección con el riesgo de exponerse ellos mismo y sus familias a agentes químicos peligrosos.  

    DATOS CONCRETOS DE LA DENUNCIA

     De acuerdo con la información disponible, con los calendarios del personal que trabaja en el operativo, el número de recursos humanos y materiales activados para la prevención y extinción de incendios en la semana del 13 al 19 de junio de 2022 era del 25% aproximadamente, y variable según los colectivos, técnicos, Agentes medioambientales, dotaciones de camiones autobomba, cuadrillas de tierra, etc.

    En concreto en la provincia de Zamora, el día 15, miércoles, según la información disponible el operativo tenía la siguiente situación-composición:

    Técnicos-ingenieros: Solo se contaba con un técnico de guardia (el técnico denominado TAP técnico de atención permanente es una figura ilegal-alegal cuyas funciones no están recogidas en ninguna norma) que además, a la hora del incendio no se encontraba en el CPM. Hay que incidir en que en condiciones normales debería haber en el CPM, además de un operador-escucha, un Jefe de Jornada con 2 técnicos de guardia y 1 técnico de operaciones.

    Agentes Medioambientales: Ese día había asignadas en la provincia 6 guardias de incendios a 6 Agentes Medioambientales, es decir, ni tan siquiera 1 agente por cada una de las 9 Comarcas Forestales, cuando en la época de peligro Alto el número de Agentes medioambientales de guardia en la provincia es de 22.

    Puestos de Vigilancia: De los 18 puestos de vigilancia de la provincia, el día 15 estaban activos 4.

    Camiones Autobomba: el operativo de Zamora cuenta con 14 camiones autobomba para la extinción de incendios forestales con 28 dotaciones de conductor y peón manguerista, el día 15 estaban disponibles 8 dotaciones, sin posibilidad de recambio porque la mayoría de las dotaciones que no estaban de servicio estaban de vacaciones.

    Cuadrillas Terrestres: En los años anteriores el número de cuadrillas terrestres que conformaban el operativo era de 15, normalmente con una composición de 7 personas, mientras que el miércoles anterior únicamente estaban disponibles 3 de estas cuadrillas con una dotación de 5 personas cada una. Se desconoce si estás cuadrillas tenían algún “módulo de parada”, esto es, un tiempo en horas, modulo, durante el que dejan de trabajar en el monte y se encuentran a disposición de la Administración para la asistencia a incendios forestales (hay que recordar que estas cuadrillas son de empresas que se dedican a trabajos forestales y que acuden a los incendios cuando se les requiere para ello).

    Cuadrillas nocturnas y Autobombas nocturnas: No se encontraba activada ninguna de las 6 dotaciones de autobombas y cuadrillas nocturnas.

    Retenes de maquinaria: Estas máquinas (Bulldozer) no estaban disponibles para su asistencia inmediata a incendios forestales, como sucede durante la época de peligro Alto (los bulldozer están cargados en la góndola de un camión remolque, listos para desplazarse a un incendio); las 3 máquinas habituales en la provincia se encontraban trabajando en sus tajos ordinarios, lo que supone (y supuso en este caso) un importante retraso en su incorporación a las labores de extinción.

    Cuadrillas helitransportadas: de las 3 cuadrillas que existen en la provincia estaban activadas las 3, pero con un único turno, es decir, de los 9 turnos que funcionan habitualmente en época de peligro Alto, solo había 3 turnos.

    Helicópteros: En época de peligro Alto en Zamora se sitúan 3 bases de helicópteros con 3 aeronaves. Ese día se contaba únicamente con 2 helicópteros que transportaban a 2 cuadrillas, la tercera cuadrilla debía desplazarse a los incendios con un vehículo terrestre.

    Aviones anfibios: Zamora cuenta con la base aérea de Rosinos de la Requejada, donde habitualmente el Ministerio para la transición ecológica y el reto demográfico ubica 2 aviones anfibios con una elevada capacidad de carga. Estos medios tampoco estaban disponibles.

    Como resumen y tal y como se señaló en un principio, el grado de movilización del operativo puede considerarse como mínimo, equiparable al que puede activarse durante una precampaña en los meses de diciembre, enero o febrero.