FSC-CCOO Sector Autonómico | 25 abril 2024.

Día Europeo por la Igualdad Salarial, también en la Administración Autonómica

    Bajo el lema “Por la igualdad real, contra la brecha salarial”, hoy 22 de febrero celebramos el Día Europeo por la Igualdad Salarial. La diferencia entre la ganancia salarial media de hombres (26.934 euros) y mujeres (21.682 euros) fue de 5.252 euros anuales en 2019. Es decir, el salario medio de las mujeres tendría que aumentar en 5.252 euros, un 24%, para igualarse al alza con el salario de los hombres y por eso estimamos así la brecha salarial.

    19/02/2022.
    Mujeres del Sector Autonómico de CCOO

    Mujeres del Sector Autonómico de CCOO

    Entre las comunidades que registran una brecha superior a la media destacan Aragón (30%) y Navarra (29%); en el caso de Aragón esta brecha, en parte se explica por el peso del empleo en determinados sectores de industria en los cuales la presencia de las mujeres es muy baja y que se caracterizan por tener sueldos elevados. En el caso de Navarra hay que señalar que el 28% de las mujeres trabaja con jornada parcial. En el extremo opuesto se sitúan Baleares (13%) y Canarias (15%), comunidades en las que parte de esa menor brecha se explica por la menor ocupación de mujeres a tiempo parcial.

    La brecha salarial de género se había mantenido en niveles muy altos durante la última década de recesión y posterior recuperación económica (2008-2018). No ha sido hasta recientemente, cuando la brecha salarial ha flexionado a la baja en 2019, coincidiendo con las medidas para aumentar los salarios más bajos, con subidas importantes del SMI (el 1 de enero de 2019 subió un 22%, de 767 a 900 euros mensuales) y del contenido del IV Acuerdo Estatal de Negociación Colectiva (2018-2020) que recogía la subida progresiva del salario mínimo de convenio a los 1.000 euros mensuales antes de finalizar su vigencia

    La parte principal de la desigualdad salarial entre mujeres y hombres se explica por la diferente distribución laboral y composición del empleo: las mujeres soportan una inserción laboral en peores condiciones, lo que se traduce en un salario medio menor.

    También hay que tener en cuenta que la brecha laboral determina la brecha salarial; la jornada parcial explica la mitad de la brecha salarial de género, al igual que los complementos, que clarifican casi la mitad de esa brecha en detrimento de las mujeres, por no hablar de la maternidad, hecho éste que les penaliza salarialmente.

    Acabar con la desigualdad y discriminación laboral que soportan las mujeres solo puede resolverse en el marco de una sociedad y una economía más justas y con menor precariedad y explotación estructural. Y debe ser la corrección por parte de la sociedad de las profundas desigualdades –laborales y no laborales– que soportan en mayor medida las mujeres, las que nos permitan avanzar por una sociedad y una economía más justa y orientada a la satisfacción de las necesidades básicas de la población.